Los consumidores españoles pagan las facturas de distintas guerras del gas y gasoductos atrasados

March 7, 2006

[Editado originalmente el 02.01.06]

Las subidas del precio del gas y las tarifas eléctricas, en España, son indisociables de la ‘guerra del gas’ entre Rusia y Ukrania, que ya afecta a toda Europa del Este e inquieta a la UE.

Los retrasos y la falta de agilidad gubernamental en la gestión y puesta en práctica del proyecto Medgaz, el gasoduzto Argelia-España-Europa, tienen un costo económico y diplomático muy alto.

Cepsa, Endesa, Iberdrola, Gaz de France, Total, BP, Sonatrach, los socios fundadores del consorcio Medgaz, recuerdan desde hace años, con prudencia diplomática, que “adaptarán el calendario de la puesta en marcha del proyecto, en función de los acuerdos con las autoridades argelinas y españolas”.

El objetivo estratégico es asegurar a España y Europa el suministro de gas argelino. Tras larguísimos años de diálogo, debate y burocráticas negociaciones, el proyecto no comenzará a realizarse antes del mes de julio y no terminará antes del 2009, asegurando, en principio, el transporte de 8.000 millones de metros cúbicos anuales de gas natural.

Unos suministros de carácter estratégico. Las consecuencias inmediatas de los retrasos y falta de energía política son bien elocuentes: subidas de precios en España, ausencia de alternativas para el resto de la UE, víctima de los enfrentamientos ruso-ukranianos.

El Times subraya que Europa siente escalofríos, ante las sombrías amenazas rusas. Austria, Hungría, Rumanía, toda Europa del Este, está amenazada de cortes y recortes de suministros.

Liberation insiste: Europa “tiembla” del frío siberiano que deja filtrar el corte de los suministros rusos, usando contra Ukrania y el resto de Europa un arma de una brutalidad feroz.

Handelsblatt estima que la amenaza rusa tiene un carácter desestabilizante para las frágiles economías del Este, donde se suceden las delegaciones de empresarios españoles que esperan instalarse en Hungría y Rumania.

Financial Times (www.ft.com., online de pago, How Ukraine will farewithout Russia’s gas) pone el dedo en la llaga de la debilidad europea: Austria es completamente dependiente de los abastecimientos rusos, sencillamente indispensables para las economías de todo el Este. Moscú comienza a servirse del arma del chantaje energético para restaurar su influencia hegemónica. La producción de gas del Reino Unido, Holanda y Noruega en el Mar del Norte ocupa un puesto central en los suministros. Mientras que Argelia -un 10 % de los suministros actuales- es uno de los grandes proveedores futuros…

Dentro de unos años, el gas argelino llegará a Europa a través de España. Desde hoy, la lentitud burocrática del diálogo Madrid / Argel, los retrasos del proyecto de gasoducto argelino-euro-español, sin olvidar las tribulaciones políticas de Gas Natural, se pagan parcialmente con precios a la alza en el mercado nacional y situación insignificante y periférica en Europa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: