Cocido, cava y bacalao al pil-pil, con etiqueta yugoslava

March 15, 2006

[Editado originalmente el 22.01.06]

El granizo verbal cae con una monotonía implacable, sin que la pasión británica por el gazpacho (andaluz), el cocido (madrileño), el cava (catalán) o el balacalo al pil-pil (vasco) asegure una última cena feliz.

Situación particularmente delicada para Zapatero”, afirma Le Figaro. “Será muy difícil que se disipe el clima de incertidumbre”, previene El Mercurio. “Cataluña embarulla a España”, estima el Herald Tribune, que cita a Julián Santamaría, politólogo de la Complutense madrileña, afirmando: “Los catalanes han tomado una posición que inquieta a otras regiones”.

A partir de ahí, Wiener Zeitung (WZ) y La Tribune de Genève ahondan en unas heridas a flor de piel. “Cataluña, una región que aspira a nación”, estima la Wiener Zeitung, que insiste: “Hay quienes temen un desmoronamiento de España, siguiendo el modelo yugoslavo”. Desde Viena, hablar del “desmoronamiento” de la antigua Yugoslavia tiene el tono apocalíptico de los más oscuros augurios.

En un tono apenas menos sombrío, La Tribune de Genève afirma: “En España, es el fin de semana de todas las incertidumbres”. A su modo de ver, una parte significativa del PSOE “traga” con dificultad creciente las alianzas del presidente Zapatero, atizando “un sentimiento de saturación general”, que bien pudiera prolongarse indefinidamente, a la luz de la gravedad de los desafíos pendientes.

El Guardian cita opiniones muy enfrentadas de personajes como Julen de Madariaga y Juana de Bengoechea, pero prefiere tocar el problema vasco desde la óptica de una víctima, la viuda de Ramón Baglietto, cuya trágica saga familiar es presentada con este titular: “De salvador a víctima: una vida y muerte extraordinarias”. Históricamente sensible a todas las causas de la izquierda internacional, el Guardian consagra bastante espacio a glosar la peripecia humana de Pilar Elías, concejala popular de Azkoitia, dejando en suspenso el fin de la historia.

Por su parte, el Telegraph londinense consagra una larga crónica a glosar las distintas gastronomías españoles, haciendo elogios entusiastas de cosas que vaya usted a saber como sientan a la salud, tomadas con glotonería, en orden disperso: cava, gazpacho, paella, albariño, bacalao al pil-pil, natillas, cocido, queso manchego, vinos de Rueda, gambas al ajillo y salmorejo, cuya mezcla, en el mismo banquete, quizá tenga una traducción política inquietante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: