Mayo 68 a Marzo 06: de la utopía libertaria a la precariedad y miseria estudiantil

March 19, 2006

Francia y sus estudiantes

La revuelta estudiantil francesa es un nuevo reflejo, espectacular, de la crisis cultural, social y política de Francia, víctima de sus propias ilusiones marchitas, sus espejismos maltrechos y una esquizofrenia nacional precipitada por el Estado, víctima de veintintantos años de demagogias de izquierda (François Mitterrand) y derecha (Jacques Chirac), condenando a una nueva generación a una pavorosa precariedad social y cultural.

Víctimas privilegiadas del paro y la incultura de masas, los estudiantes franceses se han tirado a la calle para protestar contra la imposición de un Contrato primer empleo (CPE) que consideran “absurdo”, “asesino”, “injusto”. Pero su angustia y desesperación tiene unas raíces mucho más hondas y se alimenta en el pozo negro del paro, la precariedad social, la ausencia de perspectivas y el hundimiento fáustico de todos los valores, principios y esperanzas donde se fundó la prosperidad aparente para ellos donde pudieron crecer sus padres.

Perdidas las viejas referencias, inexistentes los ídolos que den una esperanza a una generación, creciendo el iletrismo de manera galopante, a la hora de tirarse a la calle, para gritar su inquietud, creciente, los estudiantes franceses sueñan con lejanos ecos “revolucionarios”: la toma de la Sorbona, la más emblemática de las universidades nacionales, para convertirla en símbolo y bastión de una “guerra” cuya primera y única batalla conocida es la retirada del CPE.

Para los estudiantes y para quienes intentan comprender qué ocurre en Francia, la toma de la Sorbona remite, automáticamente, a un pasado legendario, cuyo símbolo absoluto continúan siendo las jornadas del mes de mayo de 1968. ¿Hay algún paralelismo entre aquella y esta fría primavera? Paralelismos antagónicos, sin duda.

¿Mayo 68? ¿Marzo 06?: la revolución libertaria y anti totalitaria contra el miedo a la precariedad y el sueño de un empleo estatal fijo.

Los estudiantes del 68 parisino denunciaban el capitalismo liberal y el capitalismo de Estado, creían en la revolución sexual, pedían más ocio y más libertades. Sus enemigos eran el Estado, el general de Gaulle y la CGT (sindicato comunista). Los estudiantes franceses de marzo del 2006, piden un trabajo fijo al Estado, viven en casa de los padres hasta los veintitantos años y esperan que la CGT les ayude a humillar a Jacques Chirac.

Los slogans del 68 eran poéticos, subversivos, apocalípticos, revolucionarios: “Sed realistas, pedid lo imposible”. “Bajo los adoquines, la playa”. “La propiedad es un crimen (de Estado)”. Los slogans del 06 son parcialmente incomprensibles para quien desconozca los bizantinos mecanismos de la burocracia estudiantil francesa: “¡Abajo el CPE!”. “Villepin: se ha terminado tu CPE”. “Ni CPE ni CPI: igualdad para todos”.

Los jóvenes del 68 estaban convencidos de los riesgos de envilecimiento moral a través del consumo, y aspiraban a crear bucólicas comunas autogestionarias. Los más radicales proponían la ocupación de fábricas, para romper con el modelo productivista e imponer un modelo de producción ecológico-libertario. Los jóvenes franceses de hoy aspiran a conseguir un empleo fijo en una empresa pública, y los que aspiran un empleo en la empresa privada esperan progresar con métodos liberales. Los más “radicales” están divididos entre “intervencionistas” (partidarios de una socialdemocracia “soft”) o “anarco capitalistas” (partidarios de una “revolución conservadora”, tipo Teatcher o Reagan).

Los jóvenes franceses que tenían en torno a veinte años hacia 1968 soñaban con hacer la revolución anti capitalista y anti totalitaria. Los franceses veinteañeros de hoy todo lo esperan del Estado: una subvención para seguir estudiando; una ayuda para alquilar un apartamento propio; comedores universitarios y libros al más bajo precio; y un empleo fijo para integrarse sin traumas en el mercado del trabajo. No les molesta vivir en casa de sus padres hasta muy cerca de los treinta años.

Ni siquiera en el terreno de la “organización” hay grandes similitudes entre los estudiantes del 68 y los del 06. En el 68, el movimiento se puso en marcha contra los sindicatos, contra las organizaciones estudiantiles, contra los líderes y las burocracias de la CGT y la Unión nacional de estudiantes de Francia (UNEF). El 68 fue un movimiento espontáneo y de base, animado por personalidades carismáticas, como Daniel Cohn Bendit, que estaban al frente de todas las manifestaciones y fueron los primeros en denunciar el comportamiento de las burocracias sindicales que intentaban “apropiarse” del movimienot. Esta fría primavera, los líderes de la UNEF (Bruno Julliard), la CGT (Bernard Thibault ) o la CFDT (François Chérèque), dirigen a sus “tropas” como generales de campaña durante grandes batallas de posición. Solo están al frente de los cortejos mientras dura la cobertura audiovisual. Y Dominique de Villepin, primer ministro, consideraría un grandísimo honor salvífico que los líderes de las burocracias sindicales aceptaran dialogar con el gobierno.

Unos y otros, gobierno, sindicatos y asociaciones de estudiantes, aspiran a controlar y ejercer su tutela sobre las inmensas “masas” de estudiantes pobres, angustiados por un incierto futuro y un presente harto precario. La generación francesa del 68 ha pasado a la historia como la generación que rompió con el comunismo y propuso una ruptura global, una alternativa anti totalitaria. La generación que tiene en torno a 20 años esta primavera se considera una generación “kleenex”: una generación que se usa y se tira a la papelera.

Tras la exigencia, radical, de retirada incondicional del CPE, los jóvenes estudiantes franceses también están protestando contra otras cosas: contra los contratos y empleos basura; contra la precariedad social; contra el estancamiento asfixiante de una pobreza creciente.

Según las estadísticas oficiales, el paro afecta en Francia al 40 o el 50 % de los jóvenes de barriadas periféricas; al 25 % de los jóvenes de todas las categorías; y al 40 % de los jóvenes franceses mal calificados. Se trata de una cota de alerta social grave, que sucesivos gobiernos de izquierda y derecha han enmascarado burocráticamente con los más diversos recursos administrativos: contratos temporales, contratos municipales, ayudas de todo tipo, reducción oficial de la semana laboral. Paliativos que no han resuelto nada y han agravado el declive nacional, que tiene muchas otras causas.

Víctimas privilegiadas del paro, los jóvenes estudiantes también son bien conscientes de la erosión de su poder adquisitivo, el incremento inexorable de su pobreza relativa. Por vez primera en la historia de Francia, los jubilados de más de 65 años tienen mayor poder adquisitivo que los jóvenes menores de 30, mientras que continúa creciendo la pobreza absoluta entre los jóvenes de menos de 25 años. Son ya más de 600.000 los jóvenes veinteañeros estadísticamente pobres o muy pobres: sin calificación laboral, sin haber trabajado nunca, mal viviendo de ayudas que comienzan a escasear cuando ellos van “envejeciendo”.

Históricamente, la familia fue un “amortiguador” de tensiones sociales. Continúa siéndolo, pero en menor medida. Crece el número de jóvenes de 20 a 30 años sin domicilio fijo, o condenados a vivir en casa de los padres. Con un paro nacional estable, en torno al 10 % de la población activa, desde hace años, la familia comienza a sufrir de tales tensiones nacionales. Oficialmente, el 90 % de los jóvenes de 20 a 25 años serían estadísticamente pobres o muy pobres si no contasen con las ayudas directas de los padres.

Las políticas estatales de izquierda (Mitterrand / Jospin) o derecha (Chirac) han agravado todos esos indicadores sociales básicos.

La masificación de la enseñanza pública (bachillerato y universidad) ha tenido una consecuencia trágica: devaluación generalizada de los diplomas. Una decena de “grandes” reformas, de izquierda y derecha, han fracasado históricamente, víctimas de la mutua incomprensión del Estado, los gobernantes, los sindicatos de maestros y profesores y los estudiantes y padres de familia. Francia es el único país europeo en el que el aumento de los presupuestos consagrados a enseñanza y el incremento del número de maestros y profesores ha coincidido con el aumento del iletrismo, la degradación de los diplomas, y el incremento del paro y la precariedad estudiantil.

En 1975, el paro apenas afectaba al 6 % de los jóvenes que terminaban sus estudios. Hoy afecta al 25 % de todos los jóvenes. Ni los diplomas sirven siempre para gran cosa. Ni el mercado del trabajo ofrece nuevas oportunidades. Ante tal perspectiva, el CPE se ha convertido en un símbolo de todos los fracasos y el último de los emblemas de una clase política integrada sustancialmente por burócratas, altos funcionarios y tecnócratas.

Dominique de Villepin, primer ministro, encarna él solo, el retrato “robot” de todos esos personajes del esperpento nacional francés. Jamás ha trabajado en una empresa privada. Es un alto funcionario altísimamente politizado: siempre ha estado al servicio de su “príncipe” (Jacques Chirac). Jamás ha negociado con un sindicato. Y decidió “reformar” por decreto-Ley: “Yo concibo, yo ordeno, ustedes obedecen”. El fruto podrido de tal comportamiento narcisista es el dramático psicodrama de una Francia universitaria paralizada por las huelgas y manifestaciones, víctima de la angustia, incertidumbre y precariedad de una juventud estudiantil, no menos esquizofrénica, que parece dispuesta a ahondar la grave crisis de identidad nacional para denunciar un contrato laboral que nadie sabe si podrá aplicarse pero ha conseguido dejar al descubierto las carnes desnudas de un tejido social atormentado, angustiado, víctima de la esquizofrenia de Estado.

11 Responses to “Mayo 68 a Marzo 06: de la utopía libertaria a la precariedad y miseria estudiantil”

  1. maty Says:

    Plas, plas.

    “Me quito el sombrero”. Estaba esperando un artículo tuyo al respecto. Todavía tengo presente tu extraordinario seguimiento de las últimas revueltas (coches incendiados).

    Y además cuidas el lenguaje, elevas el periodismo a la categoría de literatura.

    Se podrá coincidir o no con tus análisis (no discrepo), pero nadie puede negar tu brillantez.

    Cada día leo y leo muchas bitácoras y artículos periodísticos, y tú sobresales del resto.

    Eres un lujo para la blogosfera en español. No se acuerdan de ti cuando reparten premios en la red (un motivo más para la escasa credibilidad que les concedo -evito referenciarlos- ).

    No es coba, lo pienso.

    También Juan Varela y JJG Noblejas son mis periodistas favoritos como redactores, pero tú eres “el maestro”. A veces también Arcadi Espada, pero tú estás un escalón por encima de todos ellos y del resto de personas que escriben asiduamente en la red.

    Cada uno tenéis una visión distinta de la realidad (que me es indiferente), mas apostáis por la CALIDAD y la EXCELENCIA.


  2. Hola a todos:
    Don JP me quito el sombrero. has realizado un analisis concienzudo serio y sin caer en la demagogia o en los espacios comunes realizados por la mayoria de los medios. Enhorabuena por el articulo. Suscribo lo dicho por Maty.

    Saludos a todos.


  3. Hola a todos:
    Don JP enhorabuena por el analisis realizado, tan alejado de las simplificaciones, demagogias y espacios comunes tan habituales en nuestros medios. Suscribo lo dicho por Maty.

    Saludos a todos.

  4. jpquino Says:

    Me abrumas, Mati.

    GRACIASSSSS

    Q.

  5. jpquino Says:

    Hola, querido Wally..
    NO acabo de controlar este WordPresse: y tus comentarios han estado bloqueados hasta hoy (2 abril) por razones que se me escapan.
    Pido perdón, aunque ignoro donde esta la culpa.
    Y GRACIAS POR TU ALIENTO…

    Q.-


  6. […] Francia y sus estudiantes. La crisis. Los orígenes. La manifestación [ 1 ], [ 2 ], [ 3 ] y [ 4 ]. Walter Benjamín: “El progreso: eterno retorno de la catástrofe”. [ .. ] Biografía NO autorizada de CJC. Juguetes rotos, muñecas abandonadas […]

  7. darmen Says:

    como respuesta a mi pregunta de como el mayo frances veia el concepto de crisis

  8. 123hiii!!! Says:

    alguien me puede responder cuales fueron las causas del movimiento estudiantil??


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: