Francia, un freno para Europa

March 25, 2006

¿Cuándo comenzó Francia a frenar, obstaculizar, distorsionar y paralizar la construcción política de Europa..?

Antecedentes y perspectivas:

La nueva crisis permite replantear esa pregunta canónica, para los profesionales de la diplomacia y la enseñanza de la historia; ya que es un cóctel casi ideal de todos los elementos políticos, económicos, sociales y culturales de un declive saturnal, cuya primera incidencia en la antigua CEE y la actual UE data del bienio 1981-83, cuando François Mitterrand conquistó el poder y comenzó a gobernar con su legendario proyecto de “ruptura con el capitalismo”.

Aquel proyecto desequilibró durablemente las cuentas de la Nación, con una incidencia poco o nada estimulante para el resto de Europa. La primera cohabitación institucional entre Mitterrand y Chirac (1986-88) aceleró sensiblemente los frenos y distorsiones francesas. En 1989, como han contado por lo menudo Margaret Theatcher y Helmult Kohl, Mitterrand se encontraba en el bando de quienes intentaban frenar la reunificación de Alemania.

La cohabitación Mitterrand-Balladur de 1993-95 confirmó el inmovilismo diplomático y la emergencia bien visible de reticencias, “malentendidos” y enfrentamientos soterrados con Berlín. Los dos primeros años de la primera presidencia Chirac (1.995-97) comenzaron con una crisis nacional de palmario alcance europeo. Alain Juppé, primer ministro, fue decapitado políticamente, víctima de la retirada de un proyecto de reformas tan indispensables, para Francia Europa, como pronto abandonadas por el inmovilismo presidencial.

La cohabitación Chirac-Jospin (1.997-2002) fue otro quinquenio perdido, para Francia y Europa. De aquellos años data la agravación del endeudamiento y la incapacidad nacional de cumplir el Pacto de estabilidad y crecimiento; víctima, finalmente, como la Agenda de Lisboa, de la mala gestión de los negocios públicos alemanes (Schroeder) y franceses (Chirac). Los cuatro primeros años del segundo mandato presidencial de Chirac han agravado todos los indicadores de la crisis de fondo: Francia ha perdido influencia, está enfrentada con toda Europa del Este; y la crisis de su economía, víctima del “canibalismo” de Estado, es un freno para el resto de la UE. El rechazo francés al proyecto de Tratado constitucional europeo (mayo 2005) dio la puntilla a quince o veinte años de bizantinas maniobras institucionales. La crisis de los suburbios (noviembre 2005) y la crisis en curso coinciden con los ataques de “patriotismo” y proteccionismo económico, que Berlín, Londres, Roma y toda Europa del Este perciben como un arcaísmo incompatible con la construcción política de Europa.

La construcción política de Europa también es víctima de muchos otros problemas, frenos y tropismos nacionalistas alemanes, ingleses, etc. Como olvidarlo. Pero la gravedad del declive francés quizá tenga una dimensión particular e inquietante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: