La Francia que espera a los reyes de España: un país en llamas

March 26, 2006

Don Juan Carlos y doña Sofía llegarán a una Francia profundamente inquieta ante el fantasma de una jornada nacional -el martes 28, el día más importante de su visita de Estado- de huelgas, manifestaciones, paros, protestas y violencias callejeras. Y estarán obligados a frecuentar personajes de alta comedia shakesperiana:

* Bernadette Chirac sobre Villepin, primer ministro: “Nerón
* Sarkozy sobre Chirac: “Luis XVI
* Villepin sobre sus ambiciones presidenciales: “Francia está esperando que la viole un carretero..

 

 


Los reyes de España llegarán a Francia mortificada por el paro de masas, la precariedad laboral, el crecimiento de la fractura social, la emergencia de guetos étnicos, las llamaradas racistas. Una Francia cuarteada
por el multi culturalismo, los enfrentamientos étnicos y religiosos; gobernada por un presidente que la prensa extranjera califica de “dinosaurio” y sus últimos biógrafos presentan como “la encarnación del declive nacional y la impotencia de los poderes públicos”.

 

Esos son los rostros mejor conocidos y más amables de una crisis que los historiadores de la política y la economía consideran abocada a una “ruptura brutal” y los biógrafos de Jacques Chirac describen como un campo de minas incendiarias, cercando un palacio presidencial donde un presidente shakesperiano,
envejecido, curtido en todas las traiciones y cobardías, agoniza políticamente mientras su esposa (Bernadette), su hija (Claude), su primer ministro (Dominique de Villepin) y su ministro del interior (Nicolas Sarkozy), protagonizan incontables escaramuzas al arma blanca, con un lenguaje tabernario
y hampesco.

 

Cuando Bernadette Chirac habla de Dominique de Villepin, entre conocidos que no siempre son de confianza, lo trata, con ironía, de “Nerón”, “Gran estratega”, o “el poeta de mi marido”. Alusiones envenenadas a trágicos incendios políticos precipitados por Villepin. Por su parte, Nicolas Sarkozy
trata a Jacques Chirac de “Luis XVI”. Menos aristocrático, Villepin evoca sus aspiraciones presidenciales, entre amigos, con un lenguaje que me veo forzado a “limpiar” de obscenidades: “Francia desea que la posean. Le pica en el bajo vientre. Y abre sus muslos. Esperando al carretero que venga a hacerla suya”.

 

Esa frase, textual, es citada en la última biografía de Chirac, escrita por Franz-Olivier Giesbert, que describe un “fin de reino” en términos devastadores: un presidente que ha “asesinado” y traicionado a rivales y amigos, y ha precipitado el declive de Francia, víctima de su demagogia,
disoluto, consagrado al goce íntimo del poder por el poder, pero al fin solo, abandonado de amigos y amantes.

 

Tras la violencia shakesperiana de los enfrentamientos personales se oculta el paisaje otoñal de una Francia víctima de los demagogos que la gobiernan, hundiéndola en el abismo del aislamiento diplomático internacional y la fragmentación social de la patria.

 

Jacques Marseille, profesor de historia económica en la Sorbonne, describe de este modo las raíces últimas de la crisis actual: “En Francia, desde la Revolución de 1789-93, hay una relación directa entre el Estado y los ciudadanos. Cuando todo está en crisis, omenzando por la República, es lógico, que la calle intente imponer su
ley. Máxime, cuando la gran mayoría de los franceses viven al margen de la política. El 20 o el 30 % de los franceses no votan. Un 15 % votan a la extrema derecha. Otro 10 %
vota a la extrema izquierda. El resto, están desconcertados e intentan manifestarse a través de la contestación. La crisis actual confirma nuestra incapacidad de discusión, reforma o compromiso, condenándonos a la ruptura
”. “Estamos al borde de una ruptura concluye
Marseille, a la vista del diálogo imposible entre el gobierno y la calle”.

 

“Ruptura” también es la palabra “mágica” del programa político personal de Nicolas Sarkozy: “Romper con veinte años de paro de masas, quince años de crecimiento mediocre, diez años de poder adquisitivo declinante, siete alternancias políticas desde 1981”.

 

“Ruptura”, “declive”, son, así mismo, las palabras de moda en las librerías, en los debates de radio y tv. Cuando los Reyes de España vinieron a París, en 1985, para sellar con una visita de Estado la plena reincorporación española a los negocios europeos, Madrid buscaba un puesto en
firmamento estrellado de Europa, y París todavía brillaba con una luz declinante. Hoy, Madrid, Londres y Berlín deben fingir que ignoran el penoso
ocaso parisino, esperando con inquietud que alguien vuelva a iluminar los palacios polvorientos y mal iluminados, donde el visitante, despavorido, escucha los graznidos de una infame turba de aves nocturnas. Los lectores de Góngora recordarán la fuente.

8 Responses to “La Francia que espera a los reyes de España: un país en llamas”

  1. maty Says:

    Almendrón La Vanguardia ¡Francia está cansada! por Tahar Ben Jellum, escritor. Premio Goncourt 1987. Traducción: José María Puig de la Bellacasa

    Hace meses, cuando los disturbios pasados, te pregunté si “no olías a VI República”. ¿Y ahora?

    Bien es cierto que todavía es pronto, pero es evidente la progresiva descomposición de la sociedad y política francesas, y va a ir en aumento, ya que su modelo socio-económico está estancado desde hace dos décadas, tras la llegada de Miterrand al Elíseo.

    En España también se atisban malos augurios, todavía no económicos, que son los catalizadores. Pero a partir del 2007 eso cambiará. A bien pocos les importó la PESIMA NEGOCIACION, con la importantísima pérdida de fondos europeos.

    Llevo tiempo discutiendo con los que aconsejan invertir en Francia, y siguen sin convencerme. Prefiero Alemania, que sí ha iniciado la senda de las reformas (con Schröder), con el anterior gobierno socialdemócrata, a diferencia del gobierno de derechas francés. Lo dicho, Francia está anquilosada.

  2. jpquino Says:

    Hola, Mati,

    Hombre, Francia está mucho más que cansada o anquilosada.
    La crisis es algo mucho más hondo y grave.
    Si me hubieses dicho, “algo huele a podrido”, te diría OK.
    Lo de VI República es harto más complejo.
    Cambiar de República comporta una reforma de la Constitución. Y nadie quiere cambiar de Constitución. Por otra parte: tampoco se trata de una crisis institucional.. bastaría con:
    a) ciertas reformas de fondo;
    b) otras políticas..
    Sobre invertir o no invertir: París es un sitio ideal para invertir.. en mi barrio, los pisos han subido un 15 por ciento en 10 meses: basta con poner entre un kilo o dos kilos para comprar un piso, y se obtiene esa rentabilidad anual.. ¿hay quien de más?.
    Hay muchos sectores de la economía francesa muy rentables: aeronáutica, productos agropecuarios, et., etc…
    Sobre España, hace semanas o meses que se anuncian cambios.

    Q.-

  3. maty Says:

    Lo republico ahora, antes estaban actualizando la base de datos (suerte que lo guardo):

    EL CONFIDENCIAL La crisis islandesa: un serio aviso para España

    Nihil Obstat De la França soviètica a la Xina capitalista

    “Via Chroniques de l’Extrême-Centre he conegut aquesta enquesta del World Public Opinion sobre el suport a l’economia de mercat a diferents països del món. Una enquesta feta a 20 països i a 20.791 persones.

    He de confessar que els seus resultats no m’han sorprès gaire. França, l’últim país soviètic d’Europa, és el país que està més en contra del lliure mercat (36% a favor i 50% en contra), mentre que a la Xina, que saben de que va això del paradís comunista, són els que hi estan més a favor, per sobre fins i tot dels Estats Units, amb un 74% a favor i un 20% en contra. Per què serà?”

    World Public Opinion.org 20 Nation Poll Finds Strong Global Consensus: Support for Free Market System, But Also More Regulation of Large Companies

    ******************************

    Me refería a inversión bursátil. Ya sé que la bolsa francesa tiene gran potencial, a priori, de crecimiento, pero creo que otras la tienen mayor y su economía es más sólida. Ojo, no digo no invertir en Francia, pero en un porcentaje menor que en Alemania, digo.

  4. jpquino Says:

    Lo de país “soviético”, bueno.. refleja una miopía y fanatismo alto: intentar “contestar” tal barbaridad no entra dentro de mis propósitos.
    Es muy cierto, por el contrario, que Francia es un país Muy Altamente Socializado, Víctima de un Estado “carnívoro”: he escrito millares de páginas al respecto. Digo literalmente Millares. De ahí a “soviético” hay una distancia abismal, propia de quienes no conocieron lo que en verdad era la URSS: algo mucho más pavorosamente criminal. De ahí lo absurdo y lo fanático de la cosa: cuantos “crímenes” (intelectuales) se cometen en nombre del “liberalismo”!!..

    Q.-

  5. Beowulf Says:

    Ignoro la fuente del autor del blog, pero esto es lo que se puede leer de Jacques Marseille en LeMonde:

    “Le syndicalisme en France est faible et divisé, alors qu’il est uni et représente les deux tiers de la population active dans les autres démocraties. Les corps intermédiaires n’existent pas : la Révolution française les a tous brisés pour établir une relation directe entre l’Etat et le citoyen. Il est donc assez logique que ce soit la rue qui ait pris la place du Parlement en France, d’autant plus que la moitié des Français ne participent pas à la vie politique : 20 % à 30 % ne votent pas, 15 % votent pour l’extrême droite et 10 % pour l’extrême gauche. C’est ce que j’appelle des Français “inutiles”, qui ne participent pas à la vie politique du pays, sauf sous la forme de la contestation. La France est ainsi devenue le modèle de l’absence de réelle démocratie, en tout cas d’une réelle incapacité à la discussion, à la réforme ou au compromis.”

    Curiosa forma de traducir tienen algunos…


  6. […] Cuando yo comencé a leer periódicos, intentando aprender como se escribía una crónica fechada en París o Washington, leía a José María Massip (ABC, Washington) y Augusto Assía (Felipe Fernández Armesto, La Vanguardia, Londres). Por aquellos años, mi madre leía con gusto la columna de César González Ruano y las crónicas municipales de Carlos Luís Alvarez, Cándido. Pasaron los años. Murió mi madre, murió mi padre. Y una buena mañana de agosto de hace cuatro o cinco años, en la terraza de nuestra casa de Caldetes, mirando al mar, descubrí que Massip, el viejo corresponsal del ABC en Washington, al que yo tanto admiré, había sido concejal y diputado de ERC en las elecciones de 1936, director de La Humanitat, el periódico oficial de Companys, y amigo de Gaziel, Agustí Calvet ( * ), con quien sostuvo una correspondencia inédita. Hoy, C* me llama desde Madrid para decirme que Cándido ha sido el único colega en advertir, por escrito, que mi crónica París en llamas terminaba con una cita de Góngora; cosa que no podían ignorar los lectores de Európolis. […]


  7. […] Liberation. “Las primeras cifras son impresionantes”. Le Monde (www.lemonde.fr., online de pago). “Villepin no desea ceder ante los manifestantes. Sarkozy propone la suspensión del Contrato primer empleo (CPE)”. Le Figaro. “CPE, las provincias, muy movilizadas. Villepin, aislado”. La Tribune. “Fuertes perturbaciones en toda Francia”. Európolis. Fue Bernadette Chirac, esposa del presidente, quien bautizó “Nerón” a Dominique de Villepin. […]


  8. […] Bernadette Chirac sobre Villepin, primer ministro: “Nerón”. Sarkozy sobre Chirac: “Luis XVI”. Villepin sobre sus ambiciones presidenciales: “Francia espera que la viole un carretero”. Un biógrafo de Chirac: “La encarnación enferma del declive nacional”. [ .. ] Sigue en Európolis: La Francia que espera a los Reyes. Un país en llamas [ .. ] Biografía NO autorizada de CJC. Tráficos infame y nefandos […]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: