Revolución islámica y sonambulismo

March 28, 2006

[Editado originalmente el 11.02.06]

El puesto central que tiene la Djihad, la guerra santa, en la teología musulmana y en las relaciones internacionales del Islam, hace muy difícil ningún diálogo que no repose en el equilibrio de las relaciones de fuerza.

En la azora IX del Corán -cito por la traducción clásica de Juan Vernet-, la prohibición a los infieles de entrar en la Caaba se completa con una invitación expresa a la propagación mesiánica de la fe: “¡Combatid a quienes no creen en Dios! (..) Combatidlos hasta que paguen la capitulación por su propia mano y ellos estén humillados”. Los judíos merecen una atención especial: “¡Dios los mate!”. Exegeta bonapartista del Corán, el ayatola Jomeini devolvió a la teología musulmana su vocación revolucionaria original.

Algunos teólogos musulmanes -minoritarios- han intentado lecturas menos marciales del Corán. Incluso se multiplican, desde hace años, sucesivas tentativas de diálogo inter confesional, cristiano, judío y musulmán, que siempre han chocado en los terrenos teológicos capitales. Occidente acepta el proselitismo religioso en sus grandes
metrópolis. Es impensable que judíos, cristianos, agnósticos, politeístas o ateos vayan a predicar en tierras de Islam.

La antigua relación estratégica entre la URSS y los Estados árabes tentados por el pan arabismo fracasó, en parte, como recordó Mohammed Haikal, que fue director de Al-Ahram, en tiempos de Nasser, porque rusos, europeos y americanos, en definitiva, pertenecían a un mundo muy alejado de las sociedades musulmanas. Cuando Sadat, víctima de un atentado terrorista, reintrodujo a los Hermanos musulmanes en la vida
política egipcia, se abría un nuevo frente de combate, a través de la conquista democrática del poder.

En Turquía, Argelia, Egipto o Irak los islamistas llegan al poder a través de procesos democráticos. En Irán, el Islam revolucionario aspira al liderazgo pan árabe, asumiendo la defensa de los principios de la Conferencia islámica de La Meca con vocación proselitista y
marcial: propagar los genuinos valores del Corán.

En Washington y Europa se considera indispensable favorecer el triunfo de un Islam tolerante. En Madrid, el presidente Putin ha avanzado su oferta de diálogo a Hamás, que la UE y los EE.UU. consideran una organización terrorista. Y las más altas jerarquías políticas y religiosas turcas e iraníes, participantes en la Conferencia islámica de la Meca, han sido invitadas a trabajar en un proyecto diplomático común -Alianza de civilizaciones- e incluso han firmado un documento de trabajo con el presidente Zapatero, que, con tales operaciones, se aleja voluntariamente de los centros de poder, influencia y pensamiento
occidentales, para abandonarse a una suerte de sonambulismo diplomático.
[ .. ]
Una temporada en el infierno. Mahoma, las mujeres y la tiranía de la incultura

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: