Precariedad de Estado

April 8, 2006

La Constitución de la V República francesa concede al presidente prerrogativas excepcionales, que no tiene ningún otro jefe de Estado o gobierno de ninguna democracia y Jacques Chirac ha degradado de penosa manera.

Desde la elección del presidente a través del sufragio universal (1962), los mejores constitucionalistas definieron el modelo político francés como “monarquía electiva”, a la luz de una acumulación de prerrogativas que conferían al presidente los poderes de un “déspota ilustrado”.

 

La Constitución confiere al presidente el control del poder ejecutivo, la autoridad militar suprema del jefe de los ejércitos, la autoridad judicial del más alto magistrado del Estado. El presidente nombra en solitario a su primer ministro, que debe someterle un gobierno sumiso a su arbitrio personal. Puede disolver la Asamblea Nacional cuando lo estime oportuno, así como convocar referendos. Desde su residencia, en el Elíseo, él vigila, controla, descarta, aprueba y firma los nombramientos de ministros, altos funcionarios, directores de empresas públicas, prefectos, directores generales.

 

Cuando los diputados de la Asamblea Nacional pertenecen a su misma fuerza política, el presidente de Francia acumula unos poderes a los que no podían aspirar Felipe II, en el Escorial, o Luis XIV, en Versalles. Como soberanos absolutos se comportaron el general de Gaulle y François Mitterrand, durante los dos primeros años de su primer mandato (1981-1983).

 

Cuando el jefe del Estado debe cohabitar con una Asamblea parcialmente “infiel”, como Giscard (1974-1981), el presidente debe negociar con sus “disidentes”. Cuando el presidente está condenado a cohabitar con un Asamblea hostil, como Mitterrand (1986-88 y 1993-95) o Chirac (1997-2002), la jefatura del Estado pierde mucho poder, en beneficio de su primer ministro.

 

Elegido presidente en 1995 para poner fin a la “fractura social”, sus reformas abandonadas en seis meses cortos precipitaron una crisis sin precedentes. Chirac usó entonces su poder excepcional para disolver la Asamblea Nacional más conservadora del siglo XX, y convocar unas elecciones anticipadas (1997) que lo condenaron a presidir un gobierno socialista. Reelegido el 2002, se encuentra hoy en la situación institucional más frágil de la historia de la V República. Caso surrealista de cesión voluntaria del poder, ha promulgado una Ley ordenado a su gobierno que tome todas las medidas que hagan imposible su aplicación, pidiendo la mediación de su primer rival político (Nicolas Sarkozy) para que la entierre con disimulada piedad. A la espera que añadiendo algunos capítulos a las 2.600 páginas del Código nacional del trabajo pueda darse empleo a algunos jóvenes, víctimas de una precariedad social que ha crecido de manera dramática durante su doble mandato.

2 Responses to “Precariedad de Estado”


  1. […] El presidente con mayores poderes constitucionales, entre todos los regímenes democráticos, se encuentra hoy en una situación de fragilidad absoluta. Humillado en la calle, sin crédito en Europa, acosado por su ministro del interior, abandonado por los diputados que en otro tiempo le debían fidelidad, asociado a un “hijo político”, Dominique de Villepin, a quien su esposa, en privado, califica irónicamente de “Nerón”. […]


  2. […] El Herald Tribune si piensa que la salida de Bono del gobierno está ligada a Cataluña y sus diferencias con Zapatero en ese terreno sensible, sobre la futura naturaleza institucional de España, “que divide a su propio partido”. [ .. ] Európolis. ( 1 ) Gobierno, corrupción, moda. ( 2 ) Precariedad de Estado. […]


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: