Sonámbulos ausentes

June 3, 2006

España quizá haya perdido definitivamente la oportunidad histórica de servir de “puente” entre la construcción política de Europa y la construcción política de las Américas, que fue una de sus legítimas aspiraciones, tras el ingreso en la antigua CEE, cuando la transición española fue estudiada en el Cono sur como un “modelo”, definitivamente difunto, víctima de la diplomacia ideológica, la “balcanización” de los intereses nacionales y una influencia periférica en la actual UE.

El momento álgido de la influencia española en la UE puede fecharse en la adopción del Tratado de Niza (2001), cuando el peso nacional en las instituciones europeas alcanzó una cota significativa. El difunto proyecto de Tratado constitucional europeo, preludiaba un retroceso creciente. Durante los últimos diez meses, París rechazó la iniciativa institucional española de ampliar las cumbres bilaterales a las regiones fronterizas, Berlín y Londres denuncian los riesgos del “nacionalismo” económico, y las iniciativas europeas españolas han tenido un eco muy modesto, incluso cuando se trata de pedir socorro para afrontar la tragedia de la inmigración subsahariana.

 

El momento álgido del “puente” español entre Europa y América latina puede fecharse en la segunda cumbre de presidentes y jefes de Estado de la UE y Mercosur, en Madrid (2002), culminando una larga década de acuerdos bilaterales entre la UE y los Estados americanos, echando los cimientos de una arquitectura diplomática sin precedentes. Desde entonces, el “puente” español no ha dejado de fragilizarse. En materia de política agraria común, España hace frente común con Francia, agresivamente hostil a la apertura de las fronteras europeas a los productos americanos. El grado cero de la influencia española se alcanzó en la reciente cumbre de la UE y los países de América latina, en Viena, cuando la voz española fue perfectamente inaudible.

 

Durante los últimos veinticuatro meses, la diplomacia ideológica ha roto muchos puentes, se ha instalado en una posición periférica (en Europa y América, norte y sur), sin influencia visible en la marcha de unos acontecimientos catastróficos, para Europa, para América latina y para los intereses españoles.

 

El nacionalismo revolucionario de Cuba, Venezuela y Bolivia ha dinamitado todos los fundamentos diplomáticos e institucionales de la construcción política de una América latina unida. España ha guardado un silencio cómplice. El bonapartismo cuartelario de Hugo Chávez ha desenterrado varios conflictos regionales, ante la silenciosa impotencia española. El voluntarismo ideológico gubernamental ha sido perfectamente inútil para afrontar ninguno de los problemas regionales. La balcanización de los mercados energéticos americanos convierte a España en un espectador ausente, en la periferia de la UE.

2 Responses to “Sonámbulos ausentes”

  1. maty Says:

    Puedo protestar y protesto

    El punto álgido es el punto MAS FRIO, no el más caliente. Error demasiado habitual entre el periodismo español.

    DRAE: álgido
    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&LEMA=%C3%A1lgido

    Pues eso, la Cultura también ha de incluir al conocimiento científico -Física, en este caso-, y su lenguaje.

    Por desgracia, vuestra mala práctica periodística, ha hecho que el DRAE incorpore vuestra errónea acepción:

    3. adj. Se dice del momento o período crítico o culminante de algunos procesos orgánicos, físicos, políticos, sociales, etc.

    Oiga, pues no. Una pena que la Real Academia haya aceptado esa acepción originada en un error de las personas “de letras”. Y protesto porque es un adjetivo ya utilizado en la enseñanza obligatoria, así que no hay excusa que valga, he dicho.

    PD: suerte que no utilizas “priorizar”

    VADE RETRO…

    DRAE: priorizar
    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?TIPO_HTML=2&LEMA=priorizar

    No me gusta, pero tiene su lógica, al ser un término nuevo más breve que “dar prioridad”. PERO NO SE BASA EN UN ERROR DE CONCEPTO como el anterior, sino en una PALABRA NUEVA que optimiza el lenguaje.

    Pues eso, la Cultura no es sólo Literatura, Historia, Filosofía… No, ha de englobar la Ciencia y la Ingeniería. ¿Vivimos en el siglo XXI o no?

    Demasiado desprecio y miedo a la Técnica, como bien aventuró el poeta nicaragüense Rubén Darío (Cap. IV de De la inexistencia de España, de JPQ).

    Mientras algunos nos esforzamos en suplir nuestras carencias en la “cultura de letras”, los del “otro bando” desprecian la “cultura de ciencias”. País.

    He dicho, ea.

  2. jpquino Says:

    Mare de deu, digo Déu,
    Mi querido Maty polemiza consigo mismo.
    Por mi parte, me limito a dar por buena la acepción 3. del DRAE que tengo más a la mano:
    “Dícese del momento o periodo crítico o culminante de algunos procesos orgánicos, físicos, POLÍTICOS, SOCIALES, etc..”.
    [ .. ]
    Ya sabe Maty de mi respeto y mi IGNORANCIA en materias científica-tecnológicas-informáticas-etc..
    Saludos,

    Q.-


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: