Los españoles y la liberación de París

May 9, 2006

[Domingo, 25 de julio de 2004] Con sesenta años de retraso, Francia rinde al fin un homenaje oficial a los anarquistas, socialistas revolucionarios y republicanos españoles que fueron los primeros en entrar en el París ocupado y lanzar el llamamiento a la sublevación popular contra el invasor nazi. “Guadalajara”, “Brunete”, “Ebro”, “Santander”, “Belchite”, “Jarama”, “Teruel”, “Guernica”, “Madrid”, “España cañí”, “Don Quijote”, eran los nombres de los primeros blindados que celebraron la liberación en los Campos Elíseos.

Se trata de una de las páginas más memorables, desconocidas y manipuladas de la historia de la liberación de Francia y su capital. Porque los primeros protagonistas de esa batalla eran anarcosindicalistas de la CNT, anarquistas de la FAI, trostkistas del POUM, catalanistas independientes, socialistas de la UGT, antiguos miembros de la Columna Durruti. A muchos de ellos, el Frente Popular los había encerrado en campos de concentración, de donde fueron liberados para convertirse en mano de obra barata, antes de entrar en resistencia contra el ejercito nazi, cuando el PCF cumplía las consignas de Moscú y celebraba las trágicas consecuencias del Pacto germano-soviético, que selló la alianza de nazis y comunistas entre 1939 y 1940.

 

Liberados o huidos de los campos de Saint-Ciprien o Argelés, muchos de los refugiados españoles se enrolaron inmediatamente en la Resistencia, en los maquis de la Ariège, Glières o Vercors. Otros fueron enrolados voluntaria o involuntariamente en la Legión extranjera. El gobierno de Vichy, colaborador con el III Reich, deportó a Argelia a muchos de ellos. Cuando el general de Gaulle, tras su llamamiento de 1940, comenzó a organizar un incipiente ejército clandestino, las Fuerzas Francesas del Interior (FFI), columna vertebral de la Resistencia, los refugiados españoles estaban en primera línea, en el maquis y en la histórica jornada del Desembarco aliado del 6 de julio de 1944.

 

Eisenhower y De Gaulle reconocieron la identidad española de los refugiados reconvertidos en soldados no del todo regulares. Y la gran mayoría de ellos fueron reagrupados en la II División Blindada, de la que estaba al mando el general Leclerc, a las órdenes superiores de Patton (III ejército) y Hodges (I ejército). Con el fin de dar a las tropas de la II división la mayor eficacia operativa, se creó una unidad especial, la Novena compañía, la Nueve, en el argot de la leyenda, donde la lengua oficiosa si no oficial y las órdenes se cursaban en español.

 

Al frente de la Novena estuvo el famoso capitán Dronne, quien rindió un cálido homenaje a los españoles de la Nueve, en sus Memorias: “Eran hombre muy valientes. Difíciles de mandar, orgullosos, temerarios. Con una experiencia inmediata de la guerra. Muchos de ellos atravesaban una crisis moral grave, como consecuencia de la guerra civil española”. Dronne conocía la historia íntima de muchos de ellos y sus familias: rescatados de los campos de concentración, perseguidos cuando no liquidados por los adversarios de su propio bando republicano, desterrados y sin embargo en primera línea de combate contra el invasor nazi.

 

El 20 de agosto de 1944, De Gaulle celebra una reunión de trabajo con Eisenhower, en Normandía: “Leclerc y su Segunda división estarán al frente de la liberación de París”. Eisenhower asiente, pero, dos días más tarde, todavía teme que la resistencia alemana, en París, precipite una tragedia. En primera línea, Leclerc se inquieta. El XV cuerpo de ejército norteamericano ha atravesado el Sena, todavía lejos de París. En sus Memorias, el capitán francés de la Novena compañìa cuenta la decisión final de Leclerc: “No hay que obedecer órdenes idiotas. Dronne, tome a sus nombres de la Novena y entre en París. Diga a los parisinos que toda nuestra división estará con ellos, mañana”.

 

Cubierto por De Gaulle, desobedeciendo parcialmente a Eisenhower, es Leclerc quien decide entrar el primero en París, precedido por las tropas de elite españolas de su Novena compañìa. Los tanques blindados “Sherman” norteamericanos eran un arma “demasiado pesada” para protagonizar una operación de comando como la encomendada al capitán Dronne. Los españoles de la Nueve que entraron los primeros en París solo estaban equipados con once half-tracks (auto orugas blindados, de gran movilidad) que se llamaban “Guadalajara”, “Brunete”, “Ebro”, “Santander”, “Belchite”, “Jarama”, “Teruel”, “Guernica”, “Madrid”, “España cañí”, “Don Quijote”. Solo un “Sherman” con tripulación francesa participó en el avance final.

 

Se trataba de una operación altamente sensible, simbólicamente excepcional: lanzar la liberación de París, cuando el comandante en jefe de las tropas aliadas, el general Eisenhower, todavía temía el riesgo incendiario de una eventual resistencia alemana, en una ciudad donde comenzaban a proliferar las barricadas.

 

El capitán Dronne ha contado la limpieza heroica con la que se consumó esa operación; Auxiliada en cada etapa por los hombres de las FFI, la Novena atravesó Fresnes, Hay-les-Roses, Bagneux, Cachan, Arcueil y Kremlin-Bicêtre, a las puertas de París. En ese punto, Dronne dio la orden final: “!A la alcaldía…!”. Y los antiguos rescatados de la Columna Durruti abren el camino: Puerta de Italia, bulevar del Hospital, puente de Austerliz, muelle Henri IV, hasta la alcaldía de París, el corazón histórico de todas las insurrecciones populares de la capital.

 

El primer blindado aliado que llegó a París era el “Guadalajara”, pilotado íntegramente por libertarios extremeños. En el Hôtel de Ville, la sede oficial de la alcaldía, los hombres de la CNT, la FAI y la UGT, con cascos del ejército norteamericano, uniformes de las FFI e insignias de la España republicana, son recibidos a las 9.22 de aquella noche del 24 de agosto de 1944 por Léo Hamon, miembro del Consejo Nacional de la Resistencia, que guarda de ellos un recuerdo emocionado: “Hablaban muy mal el francés, con mucho acento. Eran los republicanos españoles de la división Leclerc”. Antes de irse a dormir, Hamon todavía tuvo tiempo de escuchar a los españoles cantando sus himnos de batalla, ¡A las barricadas!, el himno oficial de la CNT-FAI, y ¡Ay Carmela!, la histórica canción ligada a la batalla del Ebro.

 

Entre otros, esos españoles ignorados en todas las historias oficiales eran Manuel Huet, Alfredo Piñeiro, Paco Izquierdo, Joaquín Blesa, Liberto Ros y Mariño, los catalanes Bullosa, Clarasó y Elías, el valenciano Dominguez, el canario Campos, el melillense Barón Carreño, los madrileño Buitragos y Federico Moreno, el zaragozano Martín Bernal, el andaluz Monto, y “Bamba”, un antiguo alumno del instituto-escuela de la Institución Libre de Enseñanza, jefe de municionamiento de la Nueve.

 

A su llegada oficial a París, Leclerc y De Gaulle rindieron un homenaje marcial a los españoles de la Nueve, concediéndoles el honor excepcional de desfilar, los primeros, al frente de sus blindados, enarbolando sus banderas republicanas, desde el Arco del Triunfo hasta la plaza de la Concordia, a lo largo del legendario trayecto de los Campos Elíseos. Dos días antes, uno de aquellos héroes anónimos, Paco Izquierdo, había sido “asaltado” por una mujer joven dándole un abrazo fraternal, diciéndole: “!Eres el primer soldado francés al que doy un beso…!”.

 

Tras la euforia exaltante de la liberación de París, la Nueve siguió su camino. Hacia Estrasburgo. De los 148 españoles que desembarcaron en Utah Beach, solo una veintena corta sobrevivieron a la Liberación. La suya fue una suerte trágica. Muchos no fueron enterrados en la tierra bendecida de un cementerio cristiano, porque eran ateos, apátridas. Solo Leclerc les rindió homenaje, hasta el fin. “Leclerc nos quería, porque, en el fondo, él también era un militar anarquista”, diría uno de los supervivientes. En la posguerra, todos rechazaron los honores. Ninguno quiso seguir en el ejército. Abandonadas las armas, fueron traicionados. Los gaullistas y comunistas que escribieron las primeras historias, cambiaron los nombres de los blindados que habían comenzado la liberación de París, sustituyéndolos por nombres franceses. Sus nombres fueron rigurosamente silenciados de oficio. Su aportación a la liberación de Francia, tachada. Algunos regresaron a España, donde murieron olvidados de unos y otros. La mayoría murieron en el exilio. Sesenta años después, la alcaldía de París les rinde un primer homenaje: la inauguración de una placa conmemorativa, con la fecha y el trayecto recorrido por los españoles que estaban a las órdenes del capitán Dronne. Amén.

[ .. ]

Una temporada en el infierno. Sarkozy y los refugiados españoles encerrados en campos de concentración franceses y España / Francia. Una página Infame, contada por Carles Fontserè.

20 Responses to “Los españoles y la liberación de París”

  1. Miguel Mejia Zapata Says:

    siento gran orgullo de mis paisanos que arriesgaron o perdieron la vida luchando contra el invasor nazi.la verdad que el reconocimiento a este echo tuviera que haber sido hace muchos años pero asi son las cosas.¡¡viva la republica y la novena!!

  2. Angel Lopez Sanz Says:

    Fuimos desde Madrid a Paris en Outubre de 2004 a rendirles nuestro pequeño y anonimo homenaje a nuestros compatriotas de los que me siento orgulloso de su lucha por la libertad y cual fue nuestra sorpresa que nadie ni si quiera en el ayuntamiento sabian que era eso del homenaje a los republicanos españoles y mucho menos donde estaba ubicada la placa homenaje (por cierto en un rincon mal oliente que da la sensacion que esta hecho para que se callen estos de una vez) porque el muelle Henry IV no esta frente al Ayuntamiento como dicen.

  3. JPQuiñonero Says:

    Me resulta muy emocionante leer esos comentarios…
    A pesar de los pesares, el recuerdo, la memoria, las palabras, algo consiguen preservar, Contra el Olvido..

    JP Quiñonero


  4. Tengo 49 años, soy de izquierdas y siento un gran respeto por la Memoria Historica de todo lo relaccionado con las izquierdas y la republica.
    En este puente de la constitución he estado en Paris y era mi ilusión ver la Placa y el sitio donde los franceses hicieron el reconocimiento en el año 2004 despues de 60 años, a los republicanos españoles que ayudaron a la liberación de la francia en la II Guerra Mundial.
    Que verguenza despues de 60 años. ¿ De quien seria la idea de ubicar la colocacion de la placa, por cierto de Marmol malo que con un golpe se rompe, por lo menos metalica para que dure mas no? se han lucido los franceses y lo peor es que los politicos españoles fueron ha hecer el paripe. ¿Este es el respeto que tienen los franceses a los republicanos españoles que dieron su sangre por la liberacion de francia? y ¿estos son los maestros de todas las republicas?, parece que hay que recordarles que hillter entro en Paris como perico por su casa, que tubieron que ser liberados por fuerzas estranjeras, de las que formaron parte nuestros Replublicanos, y ahora al cabo de 60 años vais y en un Rincon de Mierda, que es un sitio donde se mean los borrachos, porque esta a escasos centimetros del suelo, y poneis una Placa de marmol malo, que ya esta manchada por rotulador y no se puede limpiar, sois unos mal-Agradecidos, y no os mereceis el sacrificio que aquellos republicanos hicieron por vosotros. A ver si esto lo lee algun politico, se le remuen las tripas y hace algo por cambiar la placa a un lugar mas significativo y respetuoso, y saber que para mi los franceses no me mereceis ningun respeto.


  5. […] antes que lleguen los aliados”, y fue arrestado ¿en ese hotel? por un anarquista español. [Los españoles y la liberación de París]. Dominique Lapierre que me comentaba con simpatía este detalle último, tenía un apartamento […]

  6. Vicente Granell Says:

    Se han olvidado del teniente de Burriana, Amado Granell del cual ha escrito un libro Rafael Torres

  7. biocjc Says:

    Vicente… Mea culpa de todos los lapsus que puedan encontrarse… y, sin embargo, si tenía en la memoria la histroria de Granell… esta crónica está “repicada” en:

    http://www.jpquino.com/Euro/index.php/Archivo/2007/05/05/los_espanoles_y_la_liberacion_de_paris

    Saludos,

    Q.-


  8. […] Presencia española en la liberación de Parísjpquino.wordpress.com/2006/05/09/los-espanoles-y-la-liberaci… por Joy06 hace pocos segundos […]

  9. Franco Says:

    Joder, otro rollo republicano de la guerra civil española. ¿Es que no os cansais de una puñetera vez?

  10. Profesor Salterio Says:

    No, no nos cansamos de dar la matraca a los fachas. Que se vayan a su tierra, que no es España nuestra patria.

  11. que bien Says:

    Lo mejor de todo es que depués de ayudar a Europa a liberarse de los nazis, ellos nos dejaron tirados con Paquito y su pandilla de genocidas durante 40 años, incluso algunos apoyaron el fascismo de Paquito porque les interesaba estratégica y/o económicamente y no miro a nadie.

    GRACIAS POR DEJARNOS TIRADOS y Bon Apetit

  12. antifa Says:

    Lo mejor de todo es que depués de ayudar a Europa a liberarse de los nazis, ellos nos dejaron tirados con Paquito y su pandilla de genocidas durante 40 años, incluso algunos apoyaron el fascismo de Paquito porque les interesaba estratégica y/o económicamente y no miro a nadie.

    GRACIAS POR DEJARNOS TIRADOS y Bon Apetit

  13. Rodri Says:

    Me averguenzo de ser vecino de los franceses, esos hipocritas, no son capaces de reconocer la ayuda recivida, por mi que hitler hubiera tirado la torre ifel y quemado el lubre (lo digo asi), malditos ladrones

  14. irnomen Says:

    Buen artículo.
    Yo soy republicano, pero siempre he despreciado a los guerreros y mercenarios ¿Qué ideología dijiste que seguías cuando mataste a mi hijo?a vale, es noble, así que no te preocupes… yo sigo cavando.

  15. alberto jambrina Says:

    Me ha emocionado el articulo. Por primeran vez en mi vida he estado a punto de llorar.Con este articulo se ha paliado unom de los milesm de encubrimientos que los hijo putas de los politicos tapan y omiten ,del derramamiento de la sangre del pueblo.
    Me gustaria que me leyeran los miles de caracoles(babosos, arrastraos y cornudos) de catalanes que han escondido la sangre y lagrimas de los emigrantes que lucharon contra Franco , para que Catalunya fuera libre. Y que despues del famoso once de septiembre les dieron por el culo y los ignoraron. MAMONES, LOS LIBERADORESN DE PARIS TENIA EL MISMO ESPIRITU QUE LOS TERCIOS DE NAPOLES.
    Que es por desgracia algo que llevamos en los genes.HONOR Y ORGULLO.

  16. JOSE Says:

    No os entiendo..
    La republica no es patrimonio de la izquierda,asi como la dictadura no lo es de la derecha.
    No existen republicanos de derechas o dictadores de izquierda?
    Dejar ya en paz la guerra civil, daros cuenta que el algo de lo que aprender y no repetir como estais haciendo unos y otros constantemente.
    Orgullo por los soldados españoles, que mas dan sus ideas politicas, que lucharon por liberar Paris.
    Y a remar todos en la misma direcion….

  17. manuel Says:

    Es muy interesante conocer la verdaera historia, despues de más de 60 años.

  18. entrimo8 Says:

    estoy en paris y quisiera saber donde esta la placa conmomerativa, si lo sabeis me lo podeis decir? Gracias.

  19. PEDRO PEREZ SANCHEZ Says:

    no sabia de la existencia de la novena hasta el año 2012 en el que vi una entrebista que hicieron dos de esos heroes me parece increible que hasta ahora no fuera consciente de este gran suceso no solo me parece increible que FRANCIA escondiera estos sucesos si no de que ESPAÑA LOS ESCONDIERA por esto creo que se deveria exigir un monumento en sus nombres los chicos de la novena como memoria istorica en el centro de Madrid gracias desde Murcia


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: